Muerdago «Reforzando el sistema Inmune»

El muerdago es una forma complementaria de conbatir el cancer, esta respaldado cientificamente!
Donde conseguir? Yo lo hice con el Doctor Ruben Urrejola. el me la receto. (ESCRIBEME Y TE DOY EL CONTACTO)
Esta información la copiare de un documento que tengo. Para que se pongan comodos y disfruten la lectura. (Nadie dijo que seria fácil)
DETALLE DE INFORMACION
muérdago?
La terapia con muérdago puede comenzar en cualquier momento. El momento más favorable, en nuestra opinión, es en cuanto se conozca el diagnóstico, y antes de la cirugía si es que esta se ha planeado. Como la terapia con muérdago estimula el sistema inmune, se fortalecen las defensas del paciente, de esa manera, consideramos, que prepara al paciente de la mejor manera ante el estrés que la operación implica para el organismo. Sin embargo, es posible iniciar la terapia posteriormente. ¿Es posible tomar la terapia con muérdago junto a la quimio y radio terapia? Sí, incluso recomendamos que así sea, ya que el muérdago alivia los efectos no deseados asociados a la quimio y radio terapia. Sin embargo, se deben tomar los cuidados necesarios para aplicar las inyecciones fuera del área irradiada de la piel, ya que esto puede llegar a generar serias inflamaciones de la piel. ¿Tiene sentido iniciar el tratamiento con muérdago cuando la metástasis se ha desarrollado? Sí. Puede mejorar la calidad de vida del paciente y fortalecer el organismo. Los pacientes han descubierto que su apetito vuelve y dejan de perder peso, mientras que al mismo tiempo mejora el dormir y revive su espíritu. El muérdago puede incluso retrasar el avance del cáncer. ¿El muérdago es también una opción para el tratamiento del linfoma? No hay un claro “si” o un claro “no” frente a esta pregunta. Oncólogos que son críticos con la terapia de muérdago tienden a desaconsejar a pacientes con linfoma que se traten con la terapia de muérdago. Su mayor preocupación es que esta terapia puede estimular el crecimiento del linfoma en vez de inhibirlo. Este temor se basa en el supuesto teórico derivado de investigaciones básicas. Aunque este temor no ha sido conformado ni en la práctica ni en los estudios clínicos. Efectos negativos de la terapia con muérdago en la enfermedad de linfomas no ha sido documentada hasta la fecha; al contrario, las experiencias positivas son las que predominan. El tratamiento con muérdago es bien tolerado incluso luego de varios años y puede tener una favorable influencia en el curso de la enfermedad. Sin embargo, tener un médico con vasta experiencia en la terapia con
muérdago es particularmente importante con este tipo de tumores, ya que la dosis debe ser ajustada muy cuidadosamente de acuerdo a los hallazgos clínicos de la condición del paciente. ¿Dónde puedo encontrar un médico con experiencia en la terapia de muérdago? Una posibilidad es consultar con la sociedad de médicos antroposóficos de su país, sobre médicos cercanos a su ciudad que tengan experiencia en el uso de la terapia con muérdago. (Puede dirigirse por ejemplo a la Asociación de Pacientes de la Medicina Antroposófica de Chile para información sobre centros médicos antroposóficos) ¿Cuánto tiempo dura el tratamiento? La terapia con muérdago es, en principio, un tratamiento de largo plazo. Usualmente se aplica durante varios años siendo el objetivo fortalecer al organismo. En los casos individuales su duración depende de cómo la enfermedad se desenvuelve y cómo el organismo responde a la terapia ¿Es necesario monitorear el recuento de glóbulos de la sangre? En la mayoría de los casos el recuento de glóbulos se determina al comienzo de la terapia con muérdago y es monitoreada en intervalos largos a través del tratamiento. Sin embargo estos chequeos de laboratorio no son imperativos. Corresponde al médico en particular decidir en base a la situación del paciente los exámenes que este requiera. ¿La terapia con muérdago tiene influencia sobre los marcadores tumorales? Sí, pero no existe una respuesta general a esta pregunta. Los marcadores tumorales cambian generalmente dependiendo de cómo la enfermedad se desarrolla. Si la condición del paciente mejora o si el tumor se reduce bajo la terapia con muérdago, esto usualmente se asocia con la disminución de los marcadores tumorales. ¿El muérdago interfiere con la acción de otras drogas o medicamentos? No, interferencias con otras drogas no son conocidas hasta la fecha. La terapia con muérdago es compatible con otras terapias biológicas contra el cáncer (por ejemplo sustancias moduladoras inmunitarias tales como el extracto de timo) aunque han sido poco investigadas a la fecha. Por tanto es aconsejable encomendar tales tratamientos combinados a un médico con la experiencia necesaria. ¿Puede la terapia con muérdago aliviar el dolor?
La terapia con muérdago puede ayudar a reducir las dosis de analgésicos. La intensidad de dolor experimentada por el paciente depende de su condición general y su energía o fortaleza. Mientras su condición mejore y sus fuerzas retornen el también encontrará que su dolor se reduce. ¿Cuál preparación de muérdago es la indicada? Los aspectos más comunes a considerar en la selección de extractos de muérdago son el tipo de tumor y su fase, la experiencia personal del médico, la situación individual del paciente y, sobre todo, los logros que se buscan con la terapia de muérdago. Juntos, todos estos factores, forman la base para que el médico determine cuál muérdago se ajusta mejor. Pacientes que responden muy sensiblemente deben inicialmente recibir muy bajas dosis de preparado de muérdago. Algunos laboratorios ofrecen series especiales de extracto con bajas concentraciones para estos casos. ¿Quién está habilitado para prescribir los preparados de muérdago? Las preparaciones de muérdago pueden ser prescribidlas por cualquier médico certificado. ¿Los costos son pagados por el sistema de salud público? (en Alemania) Sí, la terapia antroposófica con muérdago con Abnoba VISCUM®, HELIXOR®, ISCADOR® o ISCUCIN® son pagados por los seguros médicos públicos y privados en cualquier fase de la enfermedad. ISOREL® no es pagado por los seguros públicos de salud en Alemania porque esta preparación no está aprobada en este país, sino sólo en Austria, y sólo puede ser producida desde allí por un proveedor farmacéutico internacional. Las preparaciones no antroposóficas Cefalektin®, Eurixor® y Lektinol® son sólo pagadas cuando la terapia debe abordarse como un intento paliativo; esto es, cuando el muérdago es utilizado para apoyar el tratamiento en estados avanzados de la enfermedad. ¿Por qué hay tantos médicos que se oponen a la terapia con muérdago? Muchos médicos ven la terapia con muérdago como no científica. Sin embargo, como la información de este sitio web demuestra, esta visión no es sostenible. Con más de 100 estudios clínicos de diferentes calidades y varios cientos de estudios de laboratorio preclínicos dedicados a los usos de la terapia de muérdago, este es uno de los más investigados científicamente dentro de las medicinas complementarias. ¿Puede el muérdago provocar el crecimiento del tumor?
No existen fundamentos para sostener que el muérdago provoca el crecimiento del tumor. A la fecha, ni las pruebas de laboratorio ni cualquiera de los más de 100 estudios clínicos han encontrado evidencia de que el muérdago genere el crecimiento del tumor. Esta suposición se origina a partir de ensayos de laboratorio sobre líneas celulares que ya han sido refutadas. Otra fuente fue una conferencia celebrada en un congreso internacional de cáncer hace algunos años en la que se afirmaba que la terapia de muérdago podría promover el desarrollo de las metástasis cerebrales en el cáncer de piel (melanoma maligno). Varias revistas científicas y de interés general, tomaron la idea y publicaron estas afirmaciones, sin entrar en ninguna investigación con antecedentes adicionales. Cuando el estudio en cuestión fue finalmente publicado en el año 2004 (Kleeberg 2004) no existía ninguna mención a la promoción de tumores a través del muérdago. Al contrario, un análisis de datos de pacientes en la clínica dermatológica de la Universidad de Friburgo ha demostrado que la terapia de muérdago en el cáncer de piel, incluso tiene una influencia favorable sobre el curso de la enfermedad, incluyendo la supervivencia, siempre que se tomen durante más de un año y se realice con extracto de muérdago de pinos. (Augustin 2005). Sobre los efectos secundarios ¿El enrojecimiento de la piel es una reacción alérgica? No, el enrojecimiento de la piel alrededor del punto donde se inyectó el extracto de muérdago es una señal de que el organismo está respondiendo a la terapia. Esta es una pequeña inflamación local, que muestra que el sistema inmune está respondiendo. El área roja pica – ¿proviene de una alergia? No, ni siquiera un sarpullido o picazón es un síntoma alérgico. La picazón puede desarrollarse cuando la pequeña inflamación local causada por el extracto de muérdago retrocede. ¿No es peligrosa la fiebre causada por el muérdago? ¡No, al contrario! Fiebre de hasta 38°C es deseable porque permite al organismo regular la temperatura del cuerpo. Esta capacidad a menudo se altera en el cáncer. Muchos pacientes de cáncer que tienden a enfriarse sienten un agradable calor después de recibir una inyección de muérdago. Incluso cuando una infusión de muérdago conduce a fiebre alta (hasta 39,5°C), este es un efecto deseable y deseado. Le entrega al organismo un estímulo poderoso para reforzar sus defensas inmunológicas. La fiebre va a disminuir en un plazo de seis a ocho horas. Es solamente en ciertas situaciones que uno tendrá como objetivo una respuesta tan fuerte como esta, por ejemplo cuando el organismo ya no responde suficientemente ante una inyección en la piel con muérdago para estimular fuertemente el sistema inmune.
Provocar fiebre alta con muérdago exige una dosificación exacta y sólo debe confiarse a un
terapeuta experimentado con muérdago. Después de todo, no habría ningún beneficio en empujar un organismo débil para una respuesta que no es realmente capaz de producir. Este tipo de sobre provocación haría justo lo contrario de lo que se desea, es decir, debilitan el organismo en lugar de fortalecerlo. Sobre inyecciones ¿Siempre debe ser inyectado el preparado de muérdago? Usualmente sí. El preparado de muérdago contiene proteínas que deben ser digeridas y que no tendrían efecto si fuesen dadas en tabletas. A veces a los niños se les da muérdago en gotas ya que ellos pueden absorber mejor las sustancias a través de las membranas mucosas que los adultos. Esto permite que los componentes activos entren en la sangre a través de las membranas mucosas de la boca. ¿Las inyecciones hacen daño? No, lo peor que puede sentir es un leve pinchazo. Las agujas que se utilizan para la inyección son muy finas y delgadas. Además de esto la inyección no tiene que ser aplicada en un lugar particular del cuerpo, de modo que el paciente puede elegir el lugar donde no es tan sensible al dolor. Al principio, las inyecciones deben ser administradas al paciente por un médico, o en los hospitales por una enfermera. Ellos tienen mucha experiencia y saben cómo administrar la inyección para que no duela. ¿Tiene que ser en el vientre o en el muslo? No, la inyección también se puede poner en otro lugar sobre la piel si este es más agradable para el paciente. La ventaja del vientre y el muslo es que son de fácil acceso. La mejor opción es aplicar la inyección de muérdago cerca del tumor. Si esto no es posible o si le causa dolor adicional, es mejor elegir otro lugar como el abdomen, muslo o la parte superior del brazo. Pequeños bultos se han desarrollado en torno al lugar de la inyección. ¿Qué es lo que ha sucedido? Probablemente, la aguja se inyectó demasiado profundo haciendo que el extracto de muérdago se haya depositado en el tejido subcutáneo graso en lugar de la epidermis en el que debería estar. Entonces el líquido no puede esparcirse y en su lugar produce bultos duros y a veces dolorosos. Estas protuberancias disminuyen en pocos días, aunque puede tomar semanas para que desaparezcan completamente. ¿Tengo que aplicarme yo mismo la inyección?
No, si usted no quiere autoinyectarse, pídale a alguien que lo haga por usted. ¿A qué hora del día debería administrarse la inyección? Si la intención es la de estimular la actividad del organismo, el mejor momento para la administración de una inyección es cuando la temperatura corporal está aumentando, es decir, en la mañana (entre las 7 y las 9 a.m.). Si la intención es utilizar el efecto de calentamiento del muérdago, el mejor momento es cuando la temperatura del cuerpo está en su máximo, es decir, por la tarde (entre las 5 y las 6 p.m.). No es recomendable cambiar constantemente entre diferentes horas del día. Sin embargo, no hay ninguna objeción general a los cambios del horario del día después de un cierto período. Es importante para el paciente estar en reposo durante media hora después de recibir la inyección (es decir, en la mañana, no levantarse inmediatamente después de la inyección). ¿Qué se debe hacer cuando es el momento para la siguiente inyección, pero el enrojecimiento no se ha ido todavía? Las inyecciones no se aplican generalmente dos veces en el mismo lugar. Sin embargo, si el enrojecimiento de la inyección anterior aún no ha disminuido, es aconsejable esperar, de lo contrario el enrojecimiento puede llegar a ser peor, dando como resultado una reacción inflamatoria seria y dolorosa. El enrojecimiento que no desaparece dentro de dos días será normalmente mayor a dos o cuatro centímetros, lo que indica que, o bien la dosis del extracto de muérdago era demasiado alto o que la inyección ha sido aplicada incorrectamente. De la página web www.allgemein.mistel-therapie.de Responsables del desarrollo y creación de esta información (no de la traducción; traducido por Juan Pablo Barbato): Gesellschaft Anthroposophischer Ärzte en Alemania (Society for Anthroposophical Doctors in Germany) GAÄD, www.anthroposophischeaerzte.de, en cooperación con la Sección Médica del Goetheanum, Escuela Superior Libre de la Ciencia Espiritual, Dornach, Switzerland www.medsektion-goetheanum.ch
HELIXOR
En armonía con la vida del paciente Oncológico
Composición:
Helixor A contiene extracto de muérdago Viscun album subespecies abietis. Inyectable 1 mg: cada ampolla de 1 ml contiene: Viscun album subespecies abietis 1 mg en Solución Isotónica de Cloruro de Sodio. Inyectable 5 mg: cada ampolla de 1 ml contiene: Viscun album subespecies abietis 5 mg en Solución Isotónica de Cloruro de Sodio. Inyectable 10 mg: cada ampolla de 1 ml contiene: Viscun album subespecies abietis 10 mg en Solución Isotónica de Cloruro de Sodio. Inyectable 20
mg: cada ampolla de 1 ml contiene: Viscun album subespecies abietis 20 mg en Solución Isotónica de Cloruro de Sodio. Inyectable 30 mg: cada ampolla de 1 ml contiene: Viscun album subespecies abietis 30 mg en Solución Isotónica de Cloruro de Sodio. Inyectable 50 mg: cada ampolla de 1 ml contiene: Viscun album subespecies abietis 50 mg en Solución Isotónica de Cloruro de Sodio. Inyectable 100 mg: cada ampolla de 2 ml contiene: Viscun album subespecies abietis 100 mg en Solución Isotónica de Cloruro de Sodio.
Acción Terapéutica:
Inhibe el crecimiento del tejido neoplásico sin afectar el tejido sano. Estimula las defensas endógenas y sus procesos regulatorios (inmunomodulación). Mejora el estado general del paciente y su capacidad productiva independientemente del estadio local del tumor. Alivia los dolores provocados por el tumor. Regula la actividad térmica del paciente.
Indicaciones:
Coadyuvante en la terapia oncológica.
Posología y Administración:
Estrictamente por vía subcutánea; las inyecciones se aplicarán continuamente cambiando de lugar, por ejemplo, en el abdomen, en el brazo, en el muslo. En tumores superficiales o endocavitarios inoperables es preferible aplicar la inyección cerca del tumor, si ello es posible. No administrar en áreas inflamadas de la piel o en regiones irradiadas.
Dosificación: Helixor A por su efecto estimulante del sistema inmunológico se administra en dosis progresivas hasta alcanzar la dosis terapéutica. Fase de inducción: en general la terapia comienza con ampollas de 1 mg. La dosis se incrementa gradualmente hasta encontrar la dosis óptima bien tolerada que se determina de acuerdo a las siguientes condiciones clínicas: mejora de las condiciones generales (aumento del apetito y peso corporal, normalización del sueño) y psíquicas (optimismo, iniciativa), así como también, alivio del dolor. Aumento de la temperatura corporal promedio sin exceder los 38º C durante el tratamiento. Mejora de la respuesta inmune con aumento de los leucocitos, especialmente eosinófilos y linfocitos que se puede evaluar por el multitest de Merieux. Fase de mantención: habiendo alcanzado la dosis óptima individual, se continúa semanalmente con dosis altas fluctuantes con objeto de impedir un acostumbramiento antigénico del sistema inmune. La frecuencia de aplicación puede ser 2-3 veces por semana y en casos especiales puede incluso aplicarse diariamente llegando a una dosis máxima de 400 mg. Pediatría: el tratamiento se inicia con la dosis de 1 mg y se continúa con dosificación de mayor intensidad (5 mg, 10 mg, 20 mg, 30 mg) si la dosis previa ha sido bien tolerada. La dosis máxima hasta la edad de 10 años es de 50 mg y para niños mayores de 10 años es de 100 mg. Duración del tratamiento: en principio, el tiempo de tratamiento no está limitado. La decisión la tomará el médico, considerando el riesgo de recidiva del tumor, el estado general del paciente, y el resultado de sus análisis clínicos. El tratamiento se continúa por un período de varios años, intercalando pausas cada vez más prolongadas. Tratamiento sugerido según grupo de pacientes: Grupo I: tratamiento paliativo; Grupo II: coadyuvante del tratamiento oncológico; Grupo III: prevención de recidivas tumorales.
Efectos Colaterales:
Un ligero aumento de la temperatura corporal y una reacción inflamatoria local (enrojecimiento, hinchazón, tumefacción) en el lugar de la inyección subcutánea son normales y muestran la respuesta del paciente a la dosis administrada. La fiebre producida por Helixor no debe suprimirse con medicamentos antipiréticos, ya que remite normalmente en 1 día o 2. La pirexia prolongada hace suponer que la fiebre provenga de alguna otra causa que esté relacionada con el tumor mismo.
Si la respuesta a Helixor excede a un nivel tolerable por el paciente o deseado por el médico (fiebre superior a 38º C, cansancio, calofríos, malestar general, cefaleas, ataques temporales de vértigo, tumefacción local excediendo 5 cm de diámetro) la próxima inyección deberá retrasarse hasta que hayan desaparecido los síntomas y eventualmente la dosis debe ser reducida. Ocasionalmente se observa una tumefacción de los ganglios linfáticos. Si se produjera una reacción alérgica importante, como por ejemplo, prurito generalizado, urticaria local o generalizada, exantema, pápulas, eritema multiforme exudativo (un caso documentado), edema facial y de mucosas (edema de Quincke), calofríos, disnea, broncoespasmo y estado de shock la administración del medicamento se debe interrumpir y administrar el tratamiento médico correspondiente. Toxicidad: En experimentos preclínicos de toxicidad aguda y subaguda del Helixor no se muestran efectos tóxicos. Ensayos en cepas de bacterias (Ames-Salmonella, Mikrosomen-Platest Incorporation Test) no mostraron mutagenicidad. No se han realizado estudios de toxicidad crónica, toxicidad en la reproducción y carcinogenicidad.
Contraindicaciones:
En infecciones agudas o en enfermedades con fiebre alta, se debe suspender el tratamiento hasta que los signos de infección hayan desaparecido. En alergia conocida al preparado de muérdago, se puede reanudar el tratamiento con Helixor A sólo después de una desensibilización apropiada. No existe evidencia que demuestre que Helixor A está contraindicado durante el embarazo, sin embargo, en los primeros 3 meses, como precaución especial sólo se debe administrar el medicamento en casos realmente necesarios y bajo estricta vigilancia médica.
Precauciones: Cuando el incremento programado de las dosis tenga que ser interrumpido temporalmente debido a reacciones locales excesivas o por pirexia elevada, se continúa el tratamiento con la dosis inferior que fue bien tolerada. Pacientes que estén recibiendo quimioterapia o radioterapia pueden requerir dosis más bajas de Helixor, debido al cambio de su respuesta inmunitaria. Interacciones Medicamentosas: No se conocen. Como precaución, no administrar Helixor junto con otros medicamentos en la misma jeringa.
Duración del Producto: Una vez abierta la ampolla, usar su contenido inmediatamente. Helixor tiene una duración de 2 años a partir de la fecha de elaboración.
Presentaciones: Envase 1 mg, 5 mg, 20 mg, 50 mg, 100 mg x 8 ampollas sub cutáneas cada una.

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: